Recetas de cócteles, licores y bares locales

Las 15 mejores cadenas de restaurantes Tex-Mex de Estados Unidos (presentación de diapositivas)

Las 15 mejores cadenas de restaurantes Tex-Mex de Estados Unidos (presentación de diapositivas)


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Tacos, burritos y enchiladas en abundancia

15) Cantina de Pappasito

Como el puesto de avanzada Tex-Mex de los restaurantes Pappas, Pappasito's hace justicia a esta cocina. Según su sitio web, cada año se sirven más de 3.5 millones de libras de chips de tortilla en las ubicaciones de la cadena. ¡Santo guacamole! Y hablando de guacamole, Pappasito's se prepara junto a la mesa con aguacate fresco, tomates, cebollas, jalapeños y jugo de limón. Lo que comenzó como un negocio de restaurantes de propiedad familiar en 1976 ha crecido hasta incluir otras cocinas como la griega, el bistec y el marisco. Pappasito's se mantiene fiel a sus raíces, con la mayoría de sus ubicaciones en Texas.

14) Taco Cabana

Desde sus inicios en Alamo City, Texas, en 1978, Taco Cabana ha recorrido un largo camino con más de 160 ubicaciones cerca y alrededor de Texas. Originalmente, el restaurante estaba destinado a ser un lugar informal para pasar el rato. Ahora que se ha expandido, la cocina Tex-Mex es un éxito. No hay nada mejor que sentarse en el patio de Taco Cabana y ponerse al día con amigos. Ordene el Cabana Sampler, que incluye favoritos como enchiladas de queso, tacos crujientes, flautas de pollo y guacamole, servido con arroz, frijoles y tortillas de harina. La conversación con los amigos nunca terminará.

13) El Torito

La franquicia con sede en California abrió por primera vez en 1954 y continúa sirviendo el sabor de México con un toque moderno. El Street Taco Trio es uno de los favoritos, con opciones de pechuga de pollo adobo, bistec adobo o fletán a la parrilla y se sirve con frijoles y arroz. O para un sabor más atrevido, el chile pasilla relleno asado al fuego le prenderá fuego a la boca con el chile pasilla.

12) Chile

Aunque Chili's es conocido hoy en día por sus fajitas chisporroteantes, hamburguesas de primera calidad y costillitas, el restaurante se inspiró en un principio con una parrillada de chili. El fundador Larry Lavine asistió a un concurso de cocina en Terlingua, Texas, y luego decidió abrir un restaurante en Dallas, en 1975, que sirviera hamburguesas, tacos y chili. Más de 1.200 ubicaciones después, Chili's se expandió a 24 países y amplió su menú para incluir los favoritos estadounidenses como el sándwich Philly cheesesteak y Chicken Crispers.

11) Del Taco

Cuando este local de tacos abrió en 1964 en Yermo, California, servía hamburguesas por $ 0.24 y tacos, tostadas y papas fritas por $ 0.19. Avance rápido hasta el día de hoy y, aunque los precios son diferentes, estos artículos y más hacen que los clientes regresen. Hay tacos al estilo americano como el taco de pescado rebozado con cerveza o opciones más tradicionales como los tacos al carbón con carne asada o pollo, cilantro y cebollas en una tortilla de maíz. Incluso hay opciones de desayuno como burritos de desayuno para satisfacer ese antojo Tex-Mex temprano en el día.

10) Chuy

Chuy's surgió por primera vez en 1982 cuando Mike Young y John Zapp querían convertir un edificio abandonado en un restaurante en Austin, Texas. Cuando abrió, el restaurante estaba deteriorado, con baldosas multicolores, un estacionamiento de tierra, un baño al aire libre y los únicos adornos en las paredes eran pinturas de terciopelo de Stevie Wonder y Elvis Presley. Aunque la decoración ha cambiado, una cosa que se ha mantenido constante durante todos estos años es su cocina regional mexicana, del sur de Texas y Nuevo México. Algunos de los platos populares de Chuy incluyen el chile relleno, que es un pimiento de Anaheim asado al fuego relleno con queso, solomillo molido, pollo y queso, o camarones y queso. También está el pollo frito con chile verde Elvis, que se empaniza con papas fritas Lay y se sirve con salsa de chile verde y queso cheddar.

9) Chevys Fresh Mex

Como la segunda franquicia Tex-Mex más grande de California, Chevys promete que toda su comida se ha hecho desde cero. Fundada en 1986 en Alameda, California, cenar en esta cadena de restaurantes está diseñado para parecerse a la experiencia de cenar en una cantina o café de una ciudad fronteriza en México. Uno de los mejores platos son las fajitas chisporroteantes con pollo, bistec, camarones, hongos portobello o carnitas de cerdo. La mejor parte de la experiencia gastronómica, sin embargo, es el fabricante de tortillas interno de Chevys, apodado El Machino. Observe cómo se hace su tortilla en esta máquina, que se suma a la frescura y la diversión de Chevy.

8) Tacos de pescado de Wahoo

Tres hermanos fundaron esta cadena en 1988, inspirándose en diversas culturas de todo el mundo. Wing, Ed y Mingo combinaron su amor por el surf con una mezcla de sabores mexicanos, brasileños, hawaianos y asiáticos para crear el menú. Las compañías de surf donaron calcomanías y adornos al primer puesto de avanzada, inaugurado en el condado de Orange, California. Hoy en día hay más de 50 ubicaciones, y el elemento de menú más popular son los tacos de ensalada de cítricos con pescado (por supuesto).

7) El Pollo Loco

A diferencia de un restaurante típico Tex-Mex, El Pollo Loco comenzó en Guasave, México, como un puesto de pollo al borde de la carretera en 1975. El primer restaurante estadounidense abrió en 1980 en Los Ángeles. En inglés, "El Pollo Loco" significa "The Crazy Chicken", que es en lo que se especializa esta cadena. El pollo se marina en hierbas, jugos cítricos y especias, y luego se asa al fuego. Servido en burritos, ensaladas y como entrada, el pollo de El Pollo Loco hace que los clientes regresen una y otra vez.

6) Taco Bell

Este es el más grande y conocido de todas las cadenas de restaurantes Tex-Mex. Un ex marine llamado Glen Bell creó el concepto de Taco Bell en San Bernardino, California, cuando abrió un puesto de perritos calientes, pero se dio cuenta de que el verdadero interés estaba en los elementos alternativos del menú, los tacos. Actualmente, existen más de 4.600 franquicias de Taco Bell en todo el mundo. Desde Crunchwrap Supremes hasta Chalupas, Taco Bell ha creado un Tex-Mex innovador. Pero, el que ha tomado al mundo por sorpresa es el Doritos Locos Taco, con más de $ 1 mil millones en estas gemas vendidas. El taco genial está hecho de carne molida, lechuga y queso relleno en una cáscara de taco crujiente sazonada con Doritos.

5) En la frontera

Este restaurante personifica la cultura Tex-Mex con su nombre y sus inicios en 1986 en Dallas. Todos los platos están inspirados en los sabores de México y el sur de Texas, con elementos como flautas de pollo, tacos de pollo con achiote, guacamole casero y tortillas prensadas a mano. La cadena que originalmente se basaba en fajitas y margaritas chisporroteantes ahora tiene más de 160 ubicaciones y sirve una amplia variedad de auténtica cocina Tex-Mex.

4) Parrilla suroeste de Moe

Conocido por sus nombres de menú locos e ingredientes de alta calidad, Moe's es excelente en todos los sentidos. Prometen pollo sin jaulas, cerdo sin esteroides y alimentado con granos, bistec alimentado con pasto y tofu orgánico. Además, no se encuentran microondas, grasas trans o MSG. Es algo de lo que estar feliz cuando le das un mordisco a su burrito Homewrecker, con arroz, frijoles, queso, pico de gallo, lechuga, crema agria, guacamole y tu elección de carne. O prueba los tacos Funk Meister. Tiene casi los mismos ingredientes que el burrito, pero se sirve sobre harina o tortilla de maíz crujiente. Moe's ha existido desde 2000 cuando se abrió la primera ubicación en Atlanta. Ahora, con más de 460 ubicaciones en todo el mundo, se siguen compartiendo las peculiaridades y la buena comida de Moe.

3) Qdoba Mexican Gril

Esta parrilla mexicana abrió en 1995 en Denver con un nombre diferente. Qdoba solía llamarse Zuma, luego Z-TECA Mexican Grill. Pero debido a que estos nombres eran demasiado similares a los de otros restaurantes, el fundador Anthony Miller y su socio Robert Hauser se decidieron por el nombre Qdoba. Actualmente hay más de 600 ubicaciones y la cadena es mejor conocida por sus burritos estilo Mission, un concepto de San Francisco. Estos son burritos personalizables con opciones como maíz con chile asado, carne de res deshebrada, vegetales fajita, salsa BBQ de chile ancho y queso de tres quesos. Dato curioso: la gente de Qdoba 47 intentó crear la mezcla perfecta del queso de tres quesos.

2) Baja Fresh

Esta cadena con sede en California abrió en 1990 y, como su nombre indica, enfatiza los ingredientes frescos. Todo está hecho a mano y sin procesar. Nunca verá un abrelatas, microondas, manteca de cerdo, MSG o congeladores en ninguna de las más de 200 ubicaciones de Baja Fresh. Pruebe el Baja Bowl relleno de arroz, frijoles, verduras asadas, cebollas, cilantro, salsa verde y una selección de pollo, carnitas de cerdo, bistec, pescado ono o camarones a la parrilla. O pruebe uno de sus burritos premium.

1) Chipotle

El fundador Steve Ells sabía que quería crear un restaurante con ingredientes frescos y asequibles cuando abrió el primer Chipotle en Denver en 1993. Lo que no se dio cuenta fue lo grande y exitoso que sería, con más de 1,500 ubicaciones en cuatro países. . A finales de los 90 y principios de los 2000, Ells hizo un gran cambio que revolucionó la empresa: se aseguró de que toda la carne de cerdo y pollo utilizada fuera criada de forma natural. Eventualmente, esto llevó a que no se incluyeran grasas trans en el menú, al uso de carne de res criada naturalmente y más. Hoy, Ells lidera un gran esfuerzo para impulsar la crianza responsable de la carne y los productos agrícolas. Y por si fuera poco, Chipotle está delicioso. Son famosos por sus burritos, tazones de burrito y guacamole. La comida es fresca y sabrosa, pero la mejor parte es que sabes de dónde vienen todos los ingredientes de tu comida.


Las 18 mejores franquicias de restaurantes mexicanos de 2021 (ranking actualizado)

La comida mexicana es muy popular, especialmente en los Estados Unidos, donde es el segundo estilo internacional mejor calificado, después de la italiana. También es el segundo tipo de menú más común, después de las hamburguesas, y representa el 8% de la industria nacional de restaurantes, con 55,755 restaurantes.

Por lo tanto, la industria de restaurantes de México en Estados Unidos ha experimentado un buen crecimiento durante la mayor parte de la última década, alcanzando un tamaño de mercado de alrededor de $ 65 mil millones en 2019. Creció más rápido que el sector más amplio de bienes de consumo y servicios. Las franquicias dominan en este mercado, con Taco Bell con dos veces y media más restaurantes que su competidor no franquiciado más cercano en 2018, y Qdoba y Moe ocupando el tercer y cuarto lugar en la lista de las cadenas más extensas.

Hay mucho dinero en el negocio mexicano. Más de la mitad de los restaurantes mexicanos tienen ventas anuales promedio de $ 500,000 a $ 1 millón. Su lugar en la industria de la comida rápida significa que esto a menudo se logra a través de márgenes bajos y altas ventas.

La comida mexicana cubre una gama cada vez más amplia de restaurantes, desde la cocina tradicional hasta la fusión, pasando por la cocina de Nuevo México, desde los puestos de tacos al borde de la carretera hasta los restaurantes sentados. Aunque la mayoría de las veces se combina con alimentos básicos del sur de Estados Unidos para formar Tex-Mex, la comida mexicana se está mezclando cada vez más con otras cocinas para crear nuevos sabores audaces, como el mexicano-californiano y el mexicano-coreano.

Este es un estilo de comida que va bien con un modelo de comedor franquiciable. Del 58% de los restaurantes mexicanos que eran restaurantes de servicio completo en 2017, el 97% eran restaurantes informales o de estilo familiar. Del 42% que ofrecía un servicio limitado, el 52% formaba parte de una cadena de restaurantes. Este es un estilo de comida relajado, accesible y, a menudo, asociado con una marca familiar y extendida, perfecto para una franquicia.

Parte del atractivo de la comida mexicana es el menú amplio y variado. Si bien algunos restaurantes son conocidos por un plato en particular, como burritos o tacos, la mayoría sirve una variedad de estilos y rellenos. Es fácil ofrecer una opción vegetariana con un relleno de verduras picante en lugar de carne, y hacer esto vegano dejando de lado los lácteos. Las salsas, las salsas y los chiles extra condimentan los platos y crean una gran variedad de opciones con una variedad de sabores. Es una experiencia gastronómica que puede adaptarse a todo tipo de paladares y requisitos dietéticos, lo que la hace fácilmente adaptable al mercado moderno.

La otra ventaja clave de la comida mexicana es que es relativamente económica. Esto ha ayudado a impulsar su popularidad y proporcionar negocios repetidos. También brinda cierta protección contra tiempos económicamente difíciles, cuando las personas buscan alimentos reconfortantes y económicos.

Como muchos restaurantes, los restaurantes mexicanos sufrieron el impacto del COVID-19. El tamaño del mercado de EE. UU. Se redujo en un 12,3% estimado en 2020, a $ 54,6 mil millones, su punto más bajo desde 2015. Esto ha llevado a pérdidas significativas para la industria en Estados Unidos y más allá, incluida la quiebra de la cadena Rubio y el cierre de uno. tercero de las tiendas de Wahaca en el Reino Unido. Debido a que los elementos separados a menudo se ensamblan inmediatamente antes de comerse, la comida mexicana no ha estado tradicionalmente tan orientada hacia la comida para llevar como competidores como la pizza, y esto la hizo más vulnerable a los desafíos de un mundo cerrado.

Afortunadamente, los ajustes a la nueva situación han permitido que los restaurantes se adapten. Un mayor enfoque en la comida a domicilio y para llevar ha permitido que los restaurantes permanezcan en el negocio mientras no pueden tener clientes sentados y les ha proporcionado una sensación de normalidad muy necesaria. A medida que se implementen las vacunas en 2021, los negocios como de costumbre deberían comenzar a regresar, y si bien es probable que los impactos económicos de la pandemia se sientan durante mucho tiempo, el precio relativamente bajo de la comida mexicana debería significar que a estos restaurantes les va mejor que a muchos otros. durante una recesión.

El patrón de recuperación en el sector de la restauración muestra una noticia especialmente buena para las franquicias. Las grandes cadenas parecen recuperarse mejor que los restaurantes independientes. Ya sea que se trate del reconocimiento de marca, la lealtad del cliente o las estructuras de apoyo disponibles, ser parte de una marca reconocida es una ventaja para capear la tormenta COVID. A medida que la economía se recupere y la gente tenga dinero para comer más, las franquicias también estarán en una buena posición para llenar los vacíos donde otros negocios han cerrado.

Las tendencias a más largo plazo también impulsarán las franquicias de restaurantes mexicanos. Las poblaciones de inmigrantes han desempeñado un papel importante en la popularización de la comida mexicana y en proporcionar a la industria una base sólida de clientes en los EE. UU. A pesar de las recientes medidas antiinmigrantes, se espera que el número de inmigrantes aumente en 2020, creando oportunidades para la industria. A medida que la población estadounidense crece en tamaño y diversidad, también lo hará la industria de restaurantes mexicana.


Las 18 mejores franquicias de restaurantes mexicanos de 2021 (ranking actualizado)

La comida mexicana es muy popular, especialmente en los Estados Unidos, donde es el segundo estilo internacional mejor calificado, después de la italiana. También es el segundo tipo de menú más común, después de las hamburguesas, y representa el 8% de la industria nacional de restaurantes, con 55,755 restaurantes.

Por lo tanto, la industria de restaurantes de México en Estados Unidos ha experimentado un buen crecimiento durante la mayor parte de la última década, alcanzando un tamaño de mercado de alrededor de $ 65 mil millones en 2019. Creció más rápido que el sector más amplio de bienes de consumo y servicios. Las franquicias dominan en este mercado, con Taco Bell con dos veces y media más restaurantes que su competidor no franquiciado más cercano en 2018, y Qdoba y Moe ocupando el tercer y cuarto lugar en la lista de las cadenas más extensas.

Hay mucho dinero en el negocio mexicano. Más de la mitad de los restaurantes mexicanos tienen ventas anuales promedio de $ 500,000 a $ 1 millón. Su lugar en la industria de la comida rápida significa que esto a menudo se logra a través de márgenes bajos y altas ventas.

La comida mexicana cubre una gama cada vez más amplia de restaurantes, desde la cocina tradicional hasta la fusión, pasando por la cocina de Nuevo México, desde los puestos de tacos al borde de la carretera hasta los restaurantes sentados. Aunque la mayoría de las veces se combina con alimentos básicos del sur de Estados Unidos para formar Tex-Mex, la comida mexicana se está mezclando cada vez más con otras cocinas para crear nuevos sabores audaces, como el mexicano-californiano y el mexicano-coreano.

Este es un estilo de comida que va bien con un modelo de comedor franquiciable. Del 58% de los restaurantes mexicanos que eran restaurantes de servicio completo en 2017, el 97% eran restaurantes informales o de estilo familiar. Del 42% que ofrecía un servicio limitado, el 52% formaba parte de una cadena de restaurantes. Este es un estilo de cena relajado, accesible y, a menudo, asociado con una marca familiar y extendida, perfecto para una franquicia.

Parte del atractivo de la comida mexicana es el menú amplio y variado. Si bien algunos restaurantes son conocidos por un plato en particular, como burritos o tacos, la mayoría sirve una variedad de estilos y rellenos. Es fácil ofrecer una opción vegetariana con un relleno de verduras picante en lugar de carne, y hacer esto vegano dejando de lado los lácteos. Las salsas, las salsas y los chiles extra condimentan los platos y crean una gran variedad de opciones con una variedad de sabores. Es una experiencia gastronómica que puede adaptarse a todo tipo de paladares y requisitos dietéticos, lo que la hace fácilmente adaptable al mercado moderno.

La otra ventaja clave de la comida mexicana es que es relativamente económica. Esto ha ayudado a impulsar su popularidad y proporcionar negocios repetidos. También brinda cierta protección contra tiempos económicamente difíciles, cuando las personas buscan alimentos reconfortantes y económicos.

Como muchos restaurantes, los restaurantes mexicanos sufrieron el impacto del COVID-19. El tamaño del mercado de EE. UU. Se redujo en un 12,3% estimado en 2020, a $ 54,6 mil millones, su punto más bajo desde 2015. Esto ha llevado a pérdidas significativas para la industria en Estados Unidos y más allá, incluida la quiebra de la cadena Rubio y el cierre de uno. tercero de las tiendas de Wahaca en el Reino Unido. Debido a que los elementos separados a menudo se ensamblan inmediatamente antes de comerse, la comida mexicana no ha estado tradicionalmente tan orientada hacia la comida para llevar como competidores como la pizza, y esto la hizo más vulnerable a los desafíos de un mundo cerrado.

Afortunadamente, los ajustes a la nueva situación han permitido que los restaurantes se adapten. Un mayor enfoque en la comida a domicilio y para llevar ha permitido que los restaurantes permanezcan en el negocio mientras no pueden tener clientes sentados, y les ha proporcionado una sensación de normalidad muy necesaria. A medida que se implementen las vacunas en 2021, los negocios como de costumbre deberían comenzar a regresar, y aunque es probable que los impactos económicos de la pandemia se sientan durante mucho tiempo, el precio relativamente bajo de la comida mexicana debería significar que a estos restaurantes les va mejor que a muchos otros. durante una recesión.

El patrón de recuperación en el sector de la restauración muestra una noticia especialmente buena para las franquicias. Las grandes cadenas parecen recuperarse mejor que los restaurantes independientes. Ya sea que se trate del reconocimiento de la marca, la lealtad del cliente o las estructuras de apoyo disponibles, ser parte de una marca reconocida es una ventaja para capear la tormenta COVID. A medida que la economía se recupere y la gente tenga dinero para comer más, las franquicias también estarán en una buena posición para llenar los vacíos donde otros negocios han cerrado.

Las tendencias a más largo plazo también impulsarán las franquicias de restaurantes mexicanos. Las poblaciones de inmigrantes han desempeñado un papel importante en la popularización de la comida mexicana y en proporcionar a la industria una base sólida de clientes en los EE. UU. A pesar de las recientes medidas antiinmigrantes, se espera que el número de inmigrantes aumente en 2020, creando oportunidades para la industria. A medida que la población estadounidense crece en tamaño y diversidad, también lo hará la industria de los restaurantes mexicanos.


Las 18 mejores franquicias de restaurantes mexicanos de 2021 (ranking actualizado)

La comida mexicana es muy popular, especialmente en los Estados Unidos, donde es el segundo estilo internacional mejor calificado, después de la italiana. También es el segundo tipo de menú más común, después de las hamburguesas, y representa el 8% de la industria nacional de restaurantes, con 55,755 restaurantes.

Por lo tanto, la industria de restaurantes de México en Estados Unidos ha experimentado un buen crecimiento durante la mayor parte de la última década, alcanzando un tamaño de mercado de alrededor de $ 65 mil millones en 2019. Creció más rápido que el sector más amplio de bienes y servicios de consumo. Las franquicias dominan en este mercado, con Taco Bell con dos veces y media más restaurantes que su competidor no franquiciado más cercano en 2018, y Qdoba y Moe ocupando el tercer y cuarto lugar en la lista de las cadenas más extensas.

Hay mucho dinero en el negocio mexicano. Más de la mitad de los restaurantes mexicanos tienen ventas anuales promedio de $ 500,000 a $ 1 millón. Su lugar en la industria de la comida rápida significa que esto a menudo se logra a través de márgenes bajos y altas ventas.

La comida mexicana cubre una gama cada vez más amplia de restaurantes, desde la cocina tradicional hasta la fusión, pasando por la cocina de Nuevo México, desde los puestos de tacos al borde de la carretera hasta los restaurantes sentados. Aunque la mayoría de las veces se combina con alimentos básicos del sur de Estados Unidos para formar Tex-Mex, la comida mexicana se está mezclando cada vez más con otras cocinas para crear nuevos sabores audaces, como el mexicano-californiano y el mexicano-coreano.

Este es un estilo de comida que va bien con un modelo de comedor franquiciable. Del 58% de los restaurantes mexicanos que eran restaurantes de servicio completo en 2017, el 97% eran restaurantes informales o de estilo familiar. Del 42% que ofrecía un servicio limitado, el 52% formaba parte de una cadena de restaurantes. Este es un estilo de cena relajado, accesible y, a menudo, asociado con una marca familiar y extendida, perfecto para una franquicia.

Parte del atractivo de la comida mexicana es el menú amplio y variado. Si bien algunos restaurantes son conocidos por un plato en particular, como burritos o tacos, la mayoría sirve una variedad de estilos y rellenos. Es fácil ofrecer una opción vegetariana con un relleno de verduras picante en lugar de carne, y hacer esto vegano dejando de lado los lácteos. Las salsas, las salsas y los chiles extra condimentan los platos y crean una gran variedad de opciones con una variedad de sabores. Es una experiencia gastronómica que puede adaptarse a todo tipo de paladares y requisitos dietéticos, lo que la hace fácilmente adaptable al mercado moderno.

La otra ventaja clave de la comida mexicana es que es relativamente económica. Esto ha ayudado a impulsar su popularidad y proporcionar negocios repetidos. También brinda cierta protección contra tiempos económicamente difíciles, cuando las personas buscan alimentos reconfortantes y económicos.

Como muchos restaurantes, los restaurantes mexicanos sufrieron el impacto del COVID-19. El tamaño del mercado de EE. UU. Se redujo en un 12,3% estimado en 2020, a $ 54,6 mil millones, su punto más bajo desde 2015. Esto ha llevado a pérdidas significativas para la industria en Estados Unidos y más allá, incluida la quiebra de la cadena Rubio y el cierre de uno. tercero de las tiendas de Wahaca en el Reino Unido. Debido a que los elementos separados a menudo se ensamblan inmediatamente antes de comer, la comida mexicana no ha estado tradicionalmente tan orientada hacia la comida para llevar como competidores como la pizza, y esto la hizo más vulnerable a los desafíos de un mundo cerrado.

Afortunadamente, los ajustes a la nueva situación han permitido que los restaurantes se adapten. Un mayor enfoque en la comida a domicilio y para llevar ha permitido que los restaurantes permanezcan en el negocio mientras no pueden tener clientes sentados y les ha proporcionado una sensación de normalidad muy necesaria. A medida que se implementen las vacunas en 2021, los negocios como de costumbre deberían comenzar a regresar, y si bien es probable que los impactos económicos de la pandemia se sientan durante mucho tiempo, el precio relativamente bajo de la comida mexicana debería significar que a estos restaurantes les va mejor que a muchos otros. durante una recesión.

El patrón de recuperación en el sector de la restauración muestra una noticia especialmente buena para las franquicias. Las grandes cadenas parecen recuperarse mejor que los restaurantes independientes. Ya sea que se trate del reconocimiento de la marca, la lealtad del cliente o las estructuras de apoyo disponibles, ser parte de una marca reconocida es una ventaja para capear la tormenta COVID. A medida que la economía se recupere y la gente tenga dinero para comer más, las franquicias también estarán en una buena posición para llenar los vacíos donde otros negocios han cerrado.

Las tendencias a más largo plazo también impulsarán las franquicias de restaurantes mexicanos. Las poblaciones de inmigrantes han desempeñado un papel importante en la popularización de la comida mexicana y en proporcionar a la industria una base sólida de clientes en los EE. UU. A pesar de las recientes medidas antiinmigrantes, se espera que el número de inmigrantes aumente en 2020, creando oportunidades para la industria. A medida que la población estadounidense crece en tamaño y diversidad, también lo hará la industria de los restaurantes mexicanos.


Las 18 mejores franquicias de restaurantes mexicanos de 2021 (ranking actualizado)

La comida mexicana es muy popular, especialmente en los Estados Unidos, donde es el segundo estilo internacional mejor calificado, después de la italiana. También es el segundo tipo de menú más común, después de las hamburguesas, y representa el 8% de la industria nacional de restaurantes, con 55,755 restaurantes.

Por lo tanto, la industria de restaurantes de México en Estados Unidos ha experimentado un buen crecimiento durante la mayor parte de la última década, alcanzando un tamaño de mercado de alrededor de $ 65 mil millones en 2019. Creció más rápido que el sector más amplio de bienes de consumo y servicios. Las franquicias dominan en este mercado, con Taco Bell con dos veces y media más restaurantes que su competidor no franquiciado más cercano en 2018, y Qdoba y Moe ocupando el tercer y cuarto lugar en la lista de las cadenas más extensas.

Hay mucho dinero en el negocio mexicano. Más de la mitad de los restaurantes mexicanos tienen ventas anuales promedio de $ 500,000 a $ 1 millón. Su lugar en la industria de la comida rápida significa que esto a menudo se logra a través de bajos márgenes y altas ventas.

La comida mexicana cubre una gama cada vez más amplia de restaurantes, desde la cocina tradicional hasta la fusión, pasando por la cocina de Nuevo México, desde los puestos de tacos al borde de la carretera hasta los restaurantes sentados. Aunque la mayoría de las veces se combina con alimentos básicos del sur de Estados Unidos para formar Tex-Mex, la comida mexicana se está mezclando cada vez más con otras cocinas para crear nuevos sabores audaces, como el mexicano-californiano y el mexicano-coreano.

Este es un estilo de comida que va bien con un modelo de comedor franquiciable. Del 58% de los restaurantes mexicanos que eran restaurantes de servicio completo en 2017, el 97% eran restaurantes informales o de estilo familiar. Del 42% que ofrecía un servicio limitado, el 52% formaba parte de una cadena de restaurantes. Este es un estilo de cena relajado, accesible y, a menudo, asociado con una marca familiar y extendida, perfecto para una franquicia.

Parte del atractivo de la comida mexicana es el menú amplio y variado. Si bien algunos restaurantes son conocidos por un plato en particular, como burritos o tacos, la mayoría sirve una variedad de estilos y rellenos. Es fácil ofrecer una opción vegetariana con un relleno de vegetales picante en lugar de carne, y hacer esto vegano dejando de lado los lácteos. Las salsas, las salsas y los chiles extra condimentan los platos y crean una gran variedad de opciones con una variedad de sabores. Es una experiencia gastronómica que puede adaptarse a todo tipo de paladares y requisitos dietéticos, lo que la hace fácilmente adaptable al mercado moderno.

La otra ventaja clave de la comida mexicana es que es relativamente económica. Esto ha ayudado a impulsar su popularidad y proporcionar negocios repetidos. También brinda cierta protección contra tiempos económicamente difíciles, cuando las personas buscan alimentos reconfortantes y económicos.

Como muchos restaurantes, los restaurantes mexicanos sufrieron el impacto del COVID-19. El tamaño del mercado de EE. UU. Se redujo en un 12,3% estimado en 2020, a $ 54,6 mil millones, su punto más bajo desde 2015. Esto ha llevado a pérdidas significativas para la industria en Estados Unidos y más allá, incluida la quiebra de la cadena Rubio y el cierre de uno. tercero de las tiendas de Wahaca en el Reino Unido. Debido a que los elementos separados a menudo se ensamblan inmediatamente antes de comerse, la comida mexicana no ha estado tradicionalmente tan orientada hacia la comida para llevar como competidores como la pizza, y esto la hizo más vulnerable a los desafíos de un mundo cerrado.

Afortunadamente, los ajustes a la nueva situación han permitido que los restaurantes se adapten. Un mayor enfoque en la comida a domicilio y para llevar ha permitido que los restaurantes permanezcan en el negocio mientras no pueden tener clientes sentados y les ha proporcionado una sensación de normalidad muy necesaria. A medida que se implementen las vacunas en 2021, los negocios como de costumbre deberían comenzar a regresar, y si bien es probable que los impactos económicos de la pandemia se sientan durante mucho tiempo, el precio relativamente bajo de la comida mexicana debería significar que a estos restaurantes les va mejor que a muchos otros. durante una recesión.

El patrón de recuperación en el sector de la restauración muestra una noticia especialmente buena para las franquicias. Las grandes cadenas parecen recuperarse mejor que los restaurantes independientes. Ya sea que se trate del reconocimiento de marca, la lealtad del cliente o las estructuras de apoyo disponibles, ser parte de una marca reconocida es una ventaja para capear la tormenta COVID. A medida que la economía se recupere y la gente tenga dinero para comer más, las franquicias también estarán en una buena posición para llenar los vacíos donde otros negocios han cerrado.

Las tendencias a más largo plazo también impulsarán las franquicias de restaurantes mexicanos. Las poblaciones de inmigrantes han desempeñado un papel importante en la popularización de la comida mexicana y en proporcionar a la industria una base sólida de clientes en los EE. UU. A pesar de las recientes medidas antiinmigrantes, se espera que el número de inmigrantes aumente en 2020, creando oportunidades para la industria. A medida que la población estadounidense crece en tamaño y diversidad, también lo hará la industria de restaurantes mexicana.


Las 18 mejores franquicias de restaurantes mexicanos de 2021 (ranking actualizado)

La comida mexicana es muy popular, especialmente en los Estados Unidos, donde es el segundo estilo internacional mejor calificado, después de la italiana. También es el segundo tipo de menú más común, después de las hamburguesas, y representa el 8% de la industria nacional de restaurantes, con 55,755 restaurantes.

Por lo tanto, la industria de restaurantes de México en Estados Unidos ha experimentado un buen crecimiento durante la mayor parte de la última década, alcanzando un tamaño de mercado de alrededor de $ 65 mil millones en 2019. Creció más rápido que el sector más amplio de bienes y servicios de consumo. Las franquicias dominan en este mercado, con Taco Bell con dos veces y media más restaurantes que su competidor no franquiciado más cercano en 2018, y Qdoba y Moe ocupando el tercer y cuarto lugar en la lista de las cadenas más extensas.

Hay mucho dinero en el negocio mexicano. Más de la mitad de los restaurantes mexicanos tienen ventas anuales promedio de $ 500,000 a $ 1 millón. Su lugar en la industria de la comida rápida significa que esto a menudo se logra a través de bajos márgenes y altas ventas.

La comida mexicana cubre una gama cada vez más amplia de restaurantes, desde la cocina tradicional hasta la fusión, pasando por la cocina de Nuevo México, desde los puestos de tacos al borde de la carretera hasta los restaurantes sentados. Aunque la mayoría de las veces se combina con alimentos básicos del sur de Estados Unidos para formar Tex-Mex, la comida mexicana se está mezclando cada vez más con otras cocinas para crear nuevos sabores audaces, como el mexicano-californiano y el mexicano-coreano.

Este es un estilo de comida que va bien con un modelo de comedor franquiciable. Del 58% de los restaurantes mexicanos que eran restaurantes de servicio completo en 2017, el 97% eran restaurantes informales o de estilo familiar. Del 42% que ofrecía un servicio limitado, el 52% formaba parte de una cadena de restaurantes. Este es un estilo de cena relajado, accesible y, a menudo, asociado con una marca familiar y extendida, perfecto para una franquicia.

Parte del atractivo de la comida mexicana es el menú amplio y variado. Si bien algunos restaurantes son conocidos por un plato en particular, como burritos o tacos, la mayoría sirve una variedad de estilos y rellenos. Es fácil ofrecer una opción vegetariana con un relleno de verduras picante en lugar de carne, y hacer esto vegano dejando de lado los lácteos. Las salsas, las salsas y los chiles extra condimentan los platos y crean una gran variedad de opciones con una variedad de sabores. Es una experiencia gastronómica que puede adaptarse a todo tipo de paladares y requisitos dietéticos, lo que la hace fácilmente adaptable al mercado moderno.

La otra ventaja clave de la comida mexicana es que es relativamente económica. This has helped to drive its popularity and provide repeat business. It also provides some protection against economically challenging times, when people seek inexpensive comfort food.

Like many eateries, Mexican restaurants suffered from the impact of COVID-19. The US market size fell by an estimated 12.3% in 2020, to $54.6 billion, its lowest point since 2015. This has led to significant losses for the industry in America and beyond, including the bankruptcy of the Rubio’s chain and the closure of one-third of the Wahaca stores in the UK. Because the separate elements are often assembled immediately before eating, Mexican food hasn’t traditionally been as oriented toward takeaway as competitors such as pizza, and this made it more vulnerable to the challenges of a lockdown world.

Fortunately, adjustments to the new situation have allowed restaurants to adapt. An increased focus on delivery and take away food has let restaurants stay in business while they couldn’t have sit-down customers, and provided those customers with a much-needed sense of normality. As vaccines are rolled out in 2021, business as usual should start to return, and while the economic impacts of the pandemic are likely to be felt for a long time, Mexican food’s relatively low price point should mean that these restaurants do better than many others during a recession.

The pattern of recovery in the restaurant sector shows particularly good news for franchises. Large chains seem to be recovering better than independent eateries. Whether it’s brand recognition, customer loyalty, or the support structures available, being part of a recognized brand is an advantage in weathering the COVID storm. As the economy recovers and people have the money to eat out more, franchises will also be in a good position to fill the gaps where other businesses have closed.

Longer term trends will also give fuel to Mexican restaurant franchises. Immigrant populations have played a large part in popularizing Mexican food and providing the industry with a solid customer base in the US. Despite recent anti-immigrant measures, the number of immigrants is expected to increase in 2020, creating opportunities for the industry. As the American population grows in size and diversity, so will the Mexican restaurant industry.


The 18 Best Mexican Restaurant Franchises of 2021 (Updated Rankings)

Mexican food is hugely popular, especially in the US, where it’s the second most highly rated international style, after Italian. It’s also the second most common menu type, after burgers, and represents 8% of the national restaurant industry, with 55,755 restaurants.

The US Mexican restaurant industry has therefore seen good growth over most of the past decade, reaching a market size of around $65 billion in 2019. It grew faster than the wider consumer goods and services sector. Franchises dominate in this market, with Taco Bell having two and a half times as many restaurants as its nearest non-franchised competitor in 2018, and Qdoba and Moe’s taking third and fourth place in the list of most extensive chains.

There’s good money in the Mexican business. More than half of Mexican restaurants have average annual sales of $500,000 to $1 million. Their place in the fast food industry means that this is often achieved through low margins and high sales.

Mexican food covers an increasingly wide range of restaurants, from traditional to fusion to New Mexican cuisine, from roadside taco stands to sit-in restaurants. Though most often combined with staples of the American south to form Tex-Mex, Mexican food is increasingly mingling with other cuisines to create bold new flavors, such as California-Mexican and Mexican-Korean.

This is a style of food that goes well with a franchisable dining model. Of the 58% of Mexican eateries that were full service restaurants in 2017, 97% were casual or family style restaurants. Of the 42% that offered limited service, 52% were part of a restaurant chain. This is a dining style that’s relaxed, accessible, and often associated with a familiar, widespread brand – perfect for a franchise.

Part of the appeal of Mexican food is the broad and varied menu. While some restaurants are known for a particular dish, such as burritos or tacos, most serve a variety of styles and fillings. It’s easy to provide a vegetarian option with a spicy vegetable filling instead of meat, and to make this vegan by leaving out the dairy. Salsas, sauces, and extra chilis spice dishes up and create a lot of choice with a range of flavors. It’s a dining experience that can fit all sorts of palates and dietary requirements, making it readily adaptable to the modern market.

The other key advantage of Mexican food is that it’s relatively inexpensive. This has helped to drive its popularity and provide repeat business. It also provides some protection against economically challenging times, when people seek inexpensive comfort food.

Like many eateries, Mexican restaurants suffered from the impact of COVID-19. The US market size fell by an estimated 12.3% in 2020, to $54.6 billion, its lowest point since 2015. This has led to significant losses for the industry in America and beyond, including the bankruptcy of the Rubio’s chain and the closure of one-third of the Wahaca stores in the UK. Because the separate elements are often assembled immediately before eating, Mexican food hasn’t traditionally been as oriented toward takeaway as competitors such as pizza, and this made it more vulnerable to the challenges of a lockdown world.

Fortunately, adjustments to the new situation have allowed restaurants to adapt. An increased focus on delivery and take away food has let restaurants stay in business while they couldn’t have sit-down customers, and provided those customers with a much-needed sense of normality. As vaccines are rolled out in 2021, business as usual should start to return, and while the economic impacts of the pandemic are likely to be felt for a long time, Mexican food’s relatively low price point should mean that these restaurants do better than many others during a recession.

The pattern of recovery in the restaurant sector shows particularly good news for franchises. Large chains seem to be recovering better than independent eateries. Whether it’s brand recognition, customer loyalty, or the support structures available, being part of a recognized brand is an advantage in weathering the COVID storm. As the economy recovers and people have the money to eat out more, franchises will also be in a good position to fill the gaps where other businesses have closed.

Longer term trends will also give fuel to Mexican restaurant franchises. Immigrant populations have played a large part in popularizing Mexican food and providing the industry with a solid customer base in the US. Despite recent anti-immigrant measures, the number of immigrants is expected to increase in 2020, creating opportunities for the industry. As the American population grows in size and diversity, so will the Mexican restaurant industry.


The 18 Best Mexican Restaurant Franchises of 2021 (Updated Rankings)

Mexican food is hugely popular, especially in the US, where it’s the second most highly rated international style, after Italian. It’s also the second most common menu type, after burgers, and represents 8% of the national restaurant industry, with 55,755 restaurants.

The US Mexican restaurant industry has therefore seen good growth over most of the past decade, reaching a market size of around $65 billion in 2019. It grew faster than the wider consumer goods and services sector. Franchises dominate in this market, with Taco Bell having two and a half times as many restaurants as its nearest non-franchised competitor in 2018, and Qdoba and Moe’s taking third and fourth place in the list of most extensive chains.

There’s good money in the Mexican business. More than half of Mexican restaurants have average annual sales of $500,000 to $1 million. Their place in the fast food industry means that this is often achieved through low margins and high sales.

Mexican food covers an increasingly wide range of restaurants, from traditional to fusion to New Mexican cuisine, from roadside taco stands to sit-in restaurants. Though most often combined with staples of the American south to form Tex-Mex, Mexican food is increasingly mingling with other cuisines to create bold new flavors, such as California-Mexican and Mexican-Korean.

This is a style of food that goes well with a franchisable dining model. Of the 58% of Mexican eateries that were full service restaurants in 2017, 97% were casual or family style restaurants. Of the 42% that offered limited service, 52% were part of a restaurant chain. This is a dining style that’s relaxed, accessible, and often associated with a familiar, widespread brand – perfect for a franchise.

Part of the appeal of Mexican food is the broad and varied menu. While some restaurants are known for a particular dish, such as burritos or tacos, most serve a variety of styles and fillings. It’s easy to provide a vegetarian option with a spicy vegetable filling instead of meat, and to make this vegan by leaving out the dairy. Salsas, sauces, and extra chilis spice dishes up and create a lot of choice with a range of flavors. It’s a dining experience that can fit all sorts of palates and dietary requirements, making it readily adaptable to the modern market.

The other key advantage of Mexican food is that it’s relatively inexpensive. This has helped to drive its popularity and provide repeat business. It also provides some protection against economically challenging times, when people seek inexpensive comfort food.

Like many eateries, Mexican restaurants suffered from the impact of COVID-19. The US market size fell by an estimated 12.3% in 2020, to $54.6 billion, its lowest point since 2015. This has led to significant losses for the industry in America and beyond, including the bankruptcy of the Rubio’s chain and the closure of one-third of the Wahaca stores in the UK. Because the separate elements are often assembled immediately before eating, Mexican food hasn’t traditionally been as oriented toward takeaway as competitors such as pizza, and this made it more vulnerable to the challenges of a lockdown world.

Fortunately, adjustments to the new situation have allowed restaurants to adapt. An increased focus on delivery and take away food has let restaurants stay in business while they couldn’t have sit-down customers, and provided those customers with a much-needed sense of normality. As vaccines are rolled out in 2021, business as usual should start to return, and while the economic impacts of the pandemic are likely to be felt for a long time, Mexican food’s relatively low price point should mean that these restaurants do better than many others during a recession.

The pattern of recovery in the restaurant sector shows particularly good news for franchises. Large chains seem to be recovering better than independent eateries. Whether it’s brand recognition, customer loyalty, or the support structures available, being part of a recognized brand is an advantage in weathering the COVID storm. As the economy recovers and people have the money to eat out more, franchises will also be in a good position to fill the gaps where other businesses have closed.

Longer term trends will also give fuel to Mexican restaurant franchises. Immigrant populations have played a large part in popularizing Mexican food and providing the industry with a solid customer base in the US. Despite recent anti-immigrant measures, the number of immigrants is expected to increase in 2020, creating opportunities for the industry. As the American population grows in size and diversity, so will the Mexican restaurant industry.


The 18 Best Mexican Restaurant Franchises of 2021 (Updated Rankings)

Mexican food is hugely popular, especially in the US, where it’s the second most highly rated international style, after Italian. It’s also the second most common menu type, after burgers, and represents 8% of the national restaurant industry, with 55,755 restaurants.

The US Mexican restaurant industry has therefore seen good growth over most of the past decade, reaching a market size of around $65 billion in 2019. It grew faster than the wider consumer goods and services sector. Franchises dominate in this market, with Taco Bell having two and a half times as many restaurants as its nearest non-franchised competitor in 2018, and Qdoba and Moe’s taking third and fourth place in the list of most extensive chains.

There’s good money in the Mexican business. More than half of Mexican restaurants have average annual sales of $500,000 to $1 million. Their place in the fast food industry means that this is often achieved through low margins and high sales.

Mexican food covers an increasingly wide range of restaurants, from traditional to fusion to New Mexican cuisine, from roadside taco stands to sit-in restaurants. Though most often combined with staples of the American south to form Tex-Mex, Mexican food is increasingly mingling with other cuisines to create bold new flavors, such as California-Mexican and Mexican-Korean.

This is a style of food that goes well with a franchisable dining model. Of the 58% of Mexican eateries that were full service restaurants in 2017, 97% were casual or family style restaurants. Of the 42% that offered limited service, 52% were part of a restaurant chain. This is a dining style that’s relaxed, accessible, and often associated with a familiar, widespread brand – perfect for a franchise.

Part of the appeal of Mexican food is the broad and varied menu. While some restaurants are known for a particular dish, such as burritos or tacos, most serve a variety of styles and fillings. It’s easy to provide a vegetarian option with a spicy vegetable filling instead of meat, and to make this vegan by leaving out the dairy. Salsas, sauces, and extra chilis spice dishes up and create a lot of choice with a range of flavors. It’s a dining experience that can fit all sorts of palates and dietary requirements, making it readily adaptable to the modern market.

The other key advantage of Mexican food is that it’s relatively inexpensive. This has helped to drive its popularity and provide repeat business. It also provides some protection against economically challenging times, when people seek inexpensive comfort food.

Like many eateries, Mexican restaurants suffered from the impact of COVID-19. The US market size fell by an estimated 12.3% in 2020, to $54.6 billion, its lowest point since 2015. This has led to significant losses for the industry in America and beyond, including the bankruptcy of the Rubio’s chain and the closure of one-third of the Wahaca stores in the UK. Because the separate elements are often assembled immediately before eating, Mexican food hasn’t traditionally been as oriented toward takeaway as competitors such as pizza, and this made it more vulnerable to the challenges of a lockdown world.

Fortunately, adjustments to the new situation have allowed restaurants to adapt. An increased focus on delivery and take away food has let restaurants stay in business while they couldn’t have sit-down customers, and provided those customers with a much-needed sense of normality. As vaccines are rolled out in 2021, business as usual should start to return, and while the economic impacts of the pandemic are likely to be felt for a long time, Mexican food’s relatively low price point should mean that these restaurants do better than many others during a recession.

The pattern of recovery in the restaurant sector shows particularly good news for franchises. Large chains seem to be recovering better than independent eateries. Whether it’s brand recognition, customer loyalty, or the support structures available, being part of a recognized brand is an advantage in weathering the COVID storm. As the economy recovers and people have the money to eat out more, franchises will also be in a good position to fill the gaps where other businesses have closed.

Longer term trends will also give fuel to Mexican restaurant franchises. Immigrant populations have played a large part in popularizing Mexican food and providing the industry with a solid customer base in the US. Despite recent anti-immigrant measures, the number of immigrants is expected to increase in 2020, creating opportunities for the industry. As the American population grows in size and diversity, so will the Mexican restaurant industry.


The 18 Best Mexican Restaurant Franchises of 2021 (Updated Rankings)

Mexican food is hugely popular, especially in the US, where it’s the second most highly rated international style, after Italian. It’s also the second most common menu type, after burgers, and represents 8% of the national restaurant industry, with 55,755 restaurants.

The US Mexican restaurant industry has therefore seen good growth over most of the past decade, reaching a market size of around $65 billion in 2019. It grew faster than the wider consumer goods and services sector. Franchises dominate in this market, with Taco Bell having two and a half times as many restaurants as its nearest non-franchised competitor in 2018, and Qdoba and Moe’s taking third and fourth place in the list of most extensive chains.

There’s good money in the Mexican business. More than half of Mexican restaurants have average annual sales of $500,000 to $1 million. Their place in the fast food industry means that this is often achieved through low margins and high sales.

Mexican food covers an increasingly wide range of restaurants, from traditional to fusion to New Mexican cuisine, from roadside taco stands to sit-in restaurants. Though most often combined with staples of the American south to form Tex-Mex, Mexican food is increasingly mingling with other cuisines to create bold new flavors, such as California-Mexican and Mexican-Korean.

This is a style of food that goes well with a franchisable dining model. Of the 58% of Mexican eateries that were full service restaurants in 2017, 97% were casual or family style restaurants. Of the 42% that offered limited service, 52% were part of a restaurant chain. This is a dining style that’s relaxed, accessible, and often associated with a familiar, widespread brand – perfect for a franchise.

Part of the appeal of Mexican food is the broad and varied menu. While some restaurants are known for a particular dish, such as burritos or tacos, most serve a variety of styles and fillings. It’s easy to provide a vegetarian option with a spicy vegetable filling instead of meat, and to make this vegan by leaving out the dairy. Salsas, sauces, and extra chilis spice dishes up and create a lot of choice with a range of flavors. It’s a dining experience that can fit all sorts of palates and dietary requirements, making it readily adaptable to the modern market.

The other key advantage of Mexican food is that it’s relatively inexpensive. This has helped to drive its popularity and provide repeat business. It also provides some protection against economically challenging times, when people seek inexpensive comfort food.

Like many eateries, Mexican restaurants suffered from the impact of COVID-19. The US market size fell by an estimated 12.3% in 2020, to $54.6 billion, its lowest point since 2015. This has led to significant losses for the industry in America and beyond, including the bankruptcy of the Rubio’s chain and the closure of one-third of the Wahaca stores in the UK. Because the separate elements are often assembled immediately before eating, Mexican food hasn’t traditionally been as oriented toward takeaway as competitors such as pizza, and this made it more vulnerable to the challenges of a lockdown world.

Fortunately, adjustments to the new situation have allowed restaurants to adapt. An increased focus on delivery and take away food has let restaurants stay in business while they couldn’t have sit-down customers, and provided those customers with a much-needed sense of normality. As vaccines are rolled out in 2021, business as usual should start to return, and while the economic impacts of the pandemic are likely to be felt for a long time, Mexican food’s relatively low price point should mean that these restaurants do better than many others during a recession.

The pattern of recovery in the restaurant sector shows particularly good news for franchises. Large chains seem to be recovering better than independent eateries. Whether it’s brand recognition, customer loyalty, or the support structures available, being part of a recognized brand is an advantage in weathering the COVID storm. As the economy recovers and people have the money to eat out more, franchises will also be in a good position to fill the gaps where other businesses have closed.

Longer term trends will also give fuel to Mexican restaurant franchises. Immigrant populations have played a large part in popularizing Mexican food and providing the industry with a solid customer base in the US. Despite recent anti-immigrant measures, the number of immigrants is expected to increase in 2020, creating opportunities for the industry. As the American population grows in size and diversity, so will the Mexican restaurant industry.


The 18 Best Mexican Restaurant Franchises of 2021 (Updated Rankings)

Mexican food is hugely popular, especially in the US, where it’s the second most highly rated international style, after Italian. It’s also the second most common menu type, after burgers, and represents 8% of the national restaurant industry, with 55,755 restaurants.

The US Mexican restaurant industry has therefore seen good growth over most of the past decade, reaching a market size of around $65 billion in 2019. It grew faster than the wider consumer goods and services sector. Franchises dominate in this market, with Taco Bell having two and a half times as many restaurants as its nearest non-franchised competitor in 2018, and Qdoba and Moe’s taking third and fourth place in the list of most extensive chains.

There’s good money in the Mexican business. More than half of Mexican restaurants have average annual sales of $500,000 to $1 million. Their place in the fast food industry means that this is often achieved through low margins and high sales.

Mexican food covers an increasingly wide range of restaurants, from traditional to fusion to New Mexican cuisine, from roadside taco stands to sit-in restaurants. Though most often combined with staples of the American south to form Tex-Mex, Mexican food is increasingly mingling with other cuisines to create bold new flavors, such as California-Mexican and Mexican-Korean.

This is a style of food that goes well with a franchisable dining model. Of the 58% of Mexican eateries that were full service restaurants in 2017, 97% were casual or family style restaurants. Of the 42% that offered limited service, 52% were part of a restaurant chain. This is a dining style that’s relaxed, accessible, and often associated with a familiar, widespread brand – perfect for a franchise.

Part of the appeal of Mexican food is the broad and varied menu. While some restaurants are known for a particular dish, such as burritos or tacos, most serve a variety of styles and fillings. It’s easy to provide a vegetarian option with a spicy vegetable filling instead of meat, and to make this vegan by leaving out the dairy. Salsas, sauces, and extra chilis spice dishes up and create a lot of choice with a range of flavors. It’s a dining experience that can fit all sorts of palates and dietary requirements, making it readily adaptable to the modern market.

The other key advantage of Mexican food is that it’s relatively inexpensive. This has helped to drive its popularity and provide repeat business. It also provides some protection against economically challenging times, when people seek inexpensive comfort food.

Like many eateries, Mexican restaurants suffered from the impact of COVID-19. The US market size fell by an estimated 12.3% in 2020, to $54.6 billion, its lowest point since 2015. This has led to significant losses for the industry in America and beyond, including the bankruptcy of the Rubio’s chain and the closure of one-third of the Wahaca stores in the UK. Because the separate elements are often assembled immediately before eating, Mexican food hasn’t traditionally been as oriented toward takeaway as competitors such as pizza, and this made it more vulnerable to the challenges of a lockdown world.

Fortunately, adjustments to the new situation have allowed restaurants to adapt. An increased focus on delivery and take away food has let restaurants stay in business while they couldn’t have sit-down customers, and provided those customers with a much-needed sense of normality. As vaccines are rolled out in 2021, business as usual should start to return, and while the economic impacts of the pandemic are likely to be felt for a long time, Mexican food’s relatively low price point should mean that these restaurants do better than many others during a recession.

The pattern of recovery in the restaurant sector shows particularly good news for franchises. Large chains seem to be recovering better than independent eateries. Whether it’s brand recognition, customer loyalty, or the support structures available, being part of a recognized brand is an advantage in weathering the COVID storm. As the economy recovers and people have the money to eat out more, franchises will also be in a good position to fill the gaps where other businesses have closed.

Longer term trends will also give fuel to Mexican restaurant franchises. Immigrant populations have played a large part in popularizing Mexican food and providing the industry with a solid customer base in the US. Despite recent anti-immigrant measures, the number of immigrants is expected to increase in 2020, creating opportunities for the industry. As the American population grows in size and diversity, so will the Mexican restaurant industry.


Ver el vídeo: Romeo Traditional Restaurant recipie 1 (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Riggs

    Qué palabras adecuadas ... la fenomenal y brillante frase

  2. Arashigor

    la respuesta comprensiva

  3. Yaakov

    pero todavía las variantes?

  4. Ranit

    Algo no funciona de esa manera



Escribe un mensaje